Grupo de criminales roban millones de bancos con malware

En 2013 algunos cajeros automáticos en Kiev comenzaron a aventar dinero sin que nadie los estuviera operando. Las camaras de seguridad captaban a gente que parecia ser afortunada de estar en ese momento, tomando el dinero del cajero.

tyupkin-malware-used-steal-infected-atms

Pero cuando llamaron a la empresa de seguridad Kaspersky para investigar, descubrieron algo mucho mas preocupante que los cajeros. Resulta que las maquinas de los bancos estaban infectadas con malware (software malicioso) que le permitia a un grupo de crackers monitorear las operaciones y transacciones diarias de los bancos, para luego hacerse pasar por empleados del banco y realizar transacciones a cuentas en otros paises.

La red de crackers involucra a gente en paises como Rusia, Japon, Estados Unidos, Noruega y Suiza. Kaspersky dice que encontraron infectados alrededor de 100 bancos e instituciones financieras en mas de 30 paises. Solo se ha detectado evidencia de robo por $300 millones de dolares pero se estima que el robo total sea del triple de esa cantidad.

Ningun banco ha aceptado alguno de estos robos publicamente, algo que el presidente Obama reclamo en una conferencia en la Universidad de Stanford, pidiendo que exista una ley que obligue a los bancos a publicar cuando estos robos suceden. Los robos digitales en bancos no son algo atipico, pero muy pocas veces los bancos admiten haber sido robados.

Tipicamente los robos a bancos suceden de manera “escadalosa”: entran y toman lo mas que pueden y tratan de desaparecer. Este tipo de robo fue mas “elegante y paciente” ya que eran micro robos donde no se notaba mucho una actividad sospechosa. Por ejemplo, una cuenta con $1000 dolares derrepente tenia $10,000, y luego aparecia una transferencia de $9,000 a otra parte, dejando al cuentahabiente con su saldo original. Recordemos que actualmente el dinero son unos y ceros en una computadora, asi que alterar saldos en cuentas resulta en dinero automatico.

El FBI y la Interpol ya estan investigando el caso y esperan pronto dar con los culpables.

Fuente: New York Times